Mollà: “Los productos de higiene femenina son bienes de primera necesidad y así se deberían gravar”

Moción de Compromís per Elx para instar al Gobierno Central a que tome las medidas necesarias para combatir las desigualdades que provoca la Tasa Rosa y para defender la igualdad de precios de los productos sin discriminación de género 

“La injusta tasa rosa (la diferencia de precio en productos según si son para hombres o para mujeres) que soportan los mujeres en cuanto a la compra de productos de higiene, se calcula que las mujeres pagan un 24% más por productos similares, añadido al IVA de los productos para la menstruación o anticonceptivos, como si se tratara de artículos de lujo, acrecientan aún más las desigualdades”, ha explicado la portavoz del grupo municipal de Compromís, Mireia Mollà.

Para Compromís, “estos productos deben considerarse como lo que son, de necesidad básica y por eso presentamos una moción al Ajuntament d’Elx igual que nuestro grupo Parlamentario en el Congreso de los Diputados hemos enmendado el artículo 72, para que productos como compresas, tampones, protegeslips o copas menstruales y preservativos u otros anticonceptivos no medicinales, estén gravados con el tipo superreducido de IVA del 4%”. Además, Mollà ha explicado que “con la moción en el pleno municipal pretendemos que el Ajuntament d’Elx inste al Gobierno central a evaluar la incidencia de esta tasa en las desigualdades entre hombres y mujeres y al Gobierno autonómico y al local a iniciar una campaña informativa sobre esta tasa”.

“Se trata de productos que cubren necesidades fisiológicas por lo que deberían ser artículos de primera necesidad y tributar como tal. También recientemente, el pleno del Consell de la Comunidad Valenciana acordó instar al Ejecutivo central a evaluar la incidencia de la tasa rosa, su impacto económico y social así como a reducir el IVA en los productos de higiene femenina. Estas desigualdades se suman a la brecha salarial que sufren las mujeres siendo todavía más las dificultades económicas para hacer frente a estos injustos sobrecostes, inevitables, dado que estos productos cubren necesidades básicas de la mitad de la población”, ha concluido Mollà.

Arxivat en: feminismo, igualdad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *